Este blog funciona mejor con
Google Chrome

13/9/2014

Harry Potter y la orden del fénix

Inevitablemente, si he de comentar esta quinta entrega, no tendré más remedio que hablar de la anterior, por lo que es necesario que en ella haya Spoilers. ¡Quedáis advertidos!



Harry Potter y la orden del fénix (2002)
Novela de: J. K. Rowling
5º Entrega de la Saga
Nº de páginas: 896


Y después de haber estado en un sin vivir, devorándome los cuatro anteriores libros en dos semanas, he tenido que correr para no dejar por más tiempo, lo que se avecinaba en esta quinta y penúltima entrega. Creo que es el comienzo, antes de ir a Hogwarts, más largo en comparación a las cuatro entregas anteriores. De aquí que te puedes hacer una idea de lo mucho que se habrá devorado el director, para hacer la simpática adaptación al cine.
También es el libro más largo, con diferencia, del resto de la saga y eso solo puede significar una cosa… Grandes cosas van a suceder.

¡Y además de verdad! Creo que no había visto tanto acontecimiento junto, de todos y cada uno de los personajes, porque Joanne no se ha dejado ninguno a atrás y no me arrepiento de leérmelos de seguido, porque los pequeños detalles (y algunos no tan minúsculos) los he tenido bien frescos, de modo que he podido recordar y atar cabos sueltos de las otras entregas. Ha sido una maravilla ¡Qué tensión!

Cómo ya habrás leído en las cuatro entregas anteriores, Lord Voldemort a regresado, por mucho que Cornelius Fudge se empeñe en demostrar lo contrario. ¿Y quién tiene la culpa según él? Bueno, Harry Potter es que el no deja de asegurar que, al final de la competición de los tres magos, él vio como Ceddric moría y como el ritual de su resurrección se llevaba a cabo. Dada la habilidad de Fudge por encubrir, lo que para él son absolutas mentiras, no tarda en querer meter manos en el asunto y ese asunto lo lleva a Hogwarts. Ahora que Harry Potter regresa al colegio de magia y hechicería, tendrá muchas oportunidades para contar sus teorías, por lo que Fudge no puede consentirlo e hace la vida imposible a todos los estudiantes con una Dolores Umbrige (bien merecido el nombre…) que no tarda en amargarlos a todos, además de callar la boca de Harry Potter, que es lo que le interesa, además de expulsarlo del colegio.

Si hay algo nuevo en este libro (digo algo nuevo, pero no me malinterpretéis, todo es nuevo, solo hablo concretamente de una cosa) es la actitud de Harry Potter con todos lo que le rodean. Y no es de extrañar que después de vivir los cuatro últimos años en el colegio donde no han sido nada tranquillos, este año esté más alterado que de costumbre, por no decir nervioso y atacado con la idea de que Lord Voldemort ha regresado con cuerpo y poderes, con fuerzas renovadas para liquidarlo. Sus pensamientos son toda una odisea, su frustración por la aislamiento que siente de los que de verdad lo entienden le hace hervir la sangre. ¡Y no es de extrañar! Pero todo y digo TODO, tiene su explicación y quién mejor que Dumbledore para las explicaciones.

De nuevo, en esta quinta entrega no nos podemos resistir a conocer personajes nuevos, hechizos nuevos, decorados nuevos, criaturas mágicas de Hagrid nuevas… un sin fin de cosas y dado que vemos a través de los ojos de Harry, nuevas incógnitas, hasta de quién menos te lo esperarías. Lo que me ha dejado a mí también sin palabras.
Por lo que no es de extrañar que, como comprenderás, la adaptación no ha podido recoger toda la información del libro, por lo que, entre lo que han modificado y quitado… las dos últimas películas de la saga siguen dejando incógnitas en el público, mientras que el libro te lo acabará explicando todo. No me cansaré de repetir, que le des una oportunidad a los libros, aunque quieras saltarte esta frase.


El final es de una tensión que casi no podrías resistirlo, los valores de la amistad, la lealtad, la unión hace la fuerza, elegir el bando correcto, el todo por el todo. La evolución de todos los personajes es sorprendente, la vida personal de ellos también nos es expuesta para conocerlos mejor, como si fueran nuestros amigos.  Yo le decía a mi marido: “¡Bueno me voy! He quedado con Harry Potter” porque en verdad que los acabas conociendo y a veces vas por delante de ellos esperando lo que sabes que van a decir. Creo que todo el libro merece la pena, pero yo creo que más por el final ¡No porque quisiera que se acabase! Es porque después de haberlo leído me he quedado “¡Woooow! Vaya final…” Ya hace más notoria lo lejana que está la adaptación del libro. Pero lo cierto es que todavía quedan dos entregas, así que no te entretengo más. 



4/9/2014

Harry Potter y el cáliz de fuego [libro]

Inevitablemente, si he de comentar esta cuarta entrega, no tendré más remedio que hablar de la anterior, por lo que es necesario que en ella haya Spoilers. ¡Quedáis advertidos!



Harry Potter y el cáliz de fuego (2001)
Novela de: J. K. Rowling
4º Entrega de la Saga
Nº de páginas: 640



Harry Potter y el cáliz de fuego comienza con un niño que ya ha cumplido los catorce años. Ya es todo un hombrecito y acabado el curso anterior, con la gran noticia que dio a sus tíos de que tenía un padrino asesino… prefirió ocultar oportunamente el hecho de que era inocente, con este dato escondido, Harry Potter no tuvo un verano tan malo como los anteriores y se benefició del miedo que los Dursley tenían a su padrino. Harry supo jugar bien sus cartas con el falso papel de padrino asesino, así pues, tío Vernon dio su consentimiento para que los Weasley pudieran llevarse a Harry dos semanas antes del curso con ellos, a la final de los Mundiales de Quidditch.

Observamos una vez, lo unida o unida que está esta familia donde por primera vez, Harry puede verlos a todos reunidos, incluidos por supuesto, a Bill (el cual se omite enteramente en todas las adaptaciones) y Charlie que él no conocía. Otro miembro de la familia se condecoró en Hogwarts y ahora trabaja, como es el caso de Percy y problemas para la pobre Señora Weasley con sus gemelos, que no tienen todavía otro ocio en mente que el de las bromas. Hermione Granger también está sumada a la fiesta, invitada por los Weasley para asistir a la Mundial de Quidditch y una vez, debatiéndose entre la diversión y la preocupación por cumplir las normas.

Pero esta cuarta entrega no comienza como las tres anteriores, mostrándonos la insufrible vida de Harry junto a sus tíos Dursley. No. Comienza a una distancia no muy lejana de Harry, en una casa abandonada, en lo alto de una colina, donde Lord Voldemort, está reunido con Colagusano, maquinando e ideando más medios para poder asesinar a Harry Potter, hablando de lo que no deberían, mientras una oreja anciana escucha toda la conversación detrás de la puerta. Tensión e intriga es lo que nos deja Joanne y que no nos revelará hasta mucho más avanzado el libro. Consigue ponerte nervioso la lectura de ese comienzo estremecedor y la tensión se palpa en el ambiente. No cabe duda, Lord Voldemort está de regreso con nuevas ideas para acabar con el único que ha podido con él.

Lo que antes conocíamos como una vida tranquila para nuestro protagonista, llega a su fin. Como de costumbre, su vida peligra, alguien lo quiere muerto, alguien que solo le impide que tenga una vida normal. Alguien que en el fondo, solo puede sentirse amenazado de su poder, aunque no lo quiera admitir (digo yo...)
Es notoria la ausencia de humor, aunque no al 100%,  a medida que avanzan las páginas y es que las cosas que se suceden no son para tomarlas a broma. Realmente da miedo, da un subidón que no hay en las anteriores entregas. Joanne evoluciona junto a sus personajes en su historia y parece que hemos dejado atrás la adolescencia y entramos en la juventud, en una literatura que quizás ahora, podría interesar a esas personas que denominan los libros de Harry Potter como infantil.

Una vez más disfruté con todos los pensamientos que rondan a nuestro protagonista, todas sus aflicciones, sus temores y deseos. Todas sus sospechas se ven confirmadas (y no gracias a las clases de Adivinación con su particular profesora) Nuevos retos y conjuros tendrá que aprender, con sorprendentes giro de guión… me ha sorprendido mucho toda la historia, corriendo la suerte de no recordar la película, porque solo la había visto una vez. Puede que algunos detalles si que los mantuviera frescos, pero los que no recordaba me han sorprendido como la primera vez ¡y mejor! Porque en el libro he podido deleitarme con muchos más detalles, con conversaciones más reveladoras y situaciones dentro de la piel de Harry que una imagen no era capaz de captar en la adaptación.

Siempre patente la necesidad de Harry en la busca de la ayuda de sus padres, encuentra una agradable sensación de hogar en La Madriguera con todos los Weasley, cuando más con su madre, la agradable (para él, no para los gemelos) Molly que siempre está tan atenta y afectuosa con él y con todo su pasado y sufrimiento. Fantástica familia, yo también querría pasar con ellos unas vacaciones de verano.

Los roces entre los tres amigos se hacen más notorios, las hostilidades, los celos, la desconfianza… algo que solo puede dar paso a hacer el vínculo de los tres más fuerte después de un par de discusiones. Cosas terribles comenzarán a suceder, no aquí.
Harry Potter y el Cáliz de Fuego solo nos prepara para lo que más adelante irá a suceder. El comienzo de un reinado oscuro que tendrán que poner fin cuanto antes.

Harry, Ron y Hermione. Los tres amigos inseparables establecerán fuertes lazos para ayudar a Harry con su mortal enemigo. 


28/8/2014

Harry Potter y el prisionero de Azkaban [libro]

Inevitablemente, si he de comentar esta tercera entrega, no tendré más remedio que hablar de la anterior, por lo que es necesario que en ella haya Spoilers. ¡Quedáis advertidos!



Harry Potter y el prisionero de Azkaban (1999)
Novela de J. K. Rowling
3º Entrega de la Saga
Nº de páginas:  360


No puedo evitar emocionarme a medida que voy devorando los libros.
Cada vez más oscuros, más extensos, con más dudas, con revelaciones nuevas, nuevos datos, términos, magos, animales, conjuros… ¡Me va a estallar la cabeza! xD Es broma. Una lástima que la adaptación sea tan pobre de datos, historias de los personajes y personajes en sí.

Pero no puedo estar menos satisfecha con cada libro que leo de Harry Potter.
Harry Potter y el prisionero de Azkaban (que no es lo mismo que Azkabán)  es la tercera entrega de los siete que existen sobre este mago, sus dos amigos, su mayor rival y el inigualable Dumbledure. Y es que no te puedes despegar de las páginas, comes leyendo, sueñas con ellos, te despierta pensando en lo próximo que sucederá al volver la página… Es un incordio porque no me dejan tranquila ni a sol ni a sombra xD Pero lo estoy disfrutando como una niña y como una mujer adulta, porque repito, es para todos los públicos, aunque a medida que avanza la historia, yo la iría colocando en el stand de los libros para adultos.

Joanne Kathleen Rowling avanza y evoluciona junto a su propia historia y personajes. No deja de sorprenderte, no deja de animarte a que sigas leyendo, a despertar tu imaginación, a llamar a tu niño interior para que lea contigo. No es sin duda, una pérdida de tiempo y es algo tan fascinante que me gustaría que aquellas personas de mente cerrada, donde solo pueden leer o ver cine de “basados en hechos reales” y sin nada de fantasía, les dieran una oportunidad y recordaran su infancia donde imaginaban que volaban sobre dragones o que tenían la habilidad de saltar desde un sexto piso y llegar al suelo como el que está dando un paseo. La imaginación es algo que debería de utilizarse siempre y no abandonarla. (Y si no, busca las ventajas de leer por Internet)

¡Pues bien! Harry Potter, ya con una edad de trece años, el chico que sobrevivió al malévolo ataque del que no debe ser nombrado, pero que como estamos en mi blog lo vamos a llamar todo por su nombre, Lord Voldemort es. Ha pasado penurias, ha recibido las críticas de sus tíos y primo, está haciendo lo que puede por llevar un mejor verano, pero nada podía ser peor que la Tía Marge. Creo que habría preferido de nuevo la visita de Dobby. Y es que Harry siente un gran amor por los padres que nunca pudo conocer, aunque solo tenía un año cuando murieron y no los recuerde, no soporta que nadie los critique y ahora que los Dursley saben de su magia, con más motivo intentan provocarlo, lo menos posible, pero tía Marge no sabe nada del asunto y le tiene un gran odio a Harry, por lo que no es de extrañar que su visita a casa de los Dursley no acabara con una tarta de chocolate y una radiante sonrisa para todos.

Lo acondiciona el ambiente para un mal uso de sus poderes y una perfecta huída a ninguna parte. Ahí… ahí es cuando comienzan los temores de Harry. Ahí en ese callejón oscuro donde dos ojos acechan provocándole un gran temor. Pero el favoritismo de Harry es para muchos y todos saben de lo que es capaz de hacer, por lo que no se puede prescindir de él, así pues, aunque al profesor Snape le explote la cabeza por intentar que Harry desaparezca de su mundo mágico, volverá a Hogwarts, acompañado de sus amigos y… de unos cuantos más de capa negra que solo traerán a la mente de Harry unos terribles y dolorosos recuerdos. Es necesario que aprenda nuevos hechizos para sobrevivir.

Esta tercera entrega es fantástica y más oscura que la anterior. Hagrid es todo ternura y solo te dan ganas de achucharlo como si fuera un gran oso con abrigo de topo. La amistad de los tres amigos se refuerzan cada vez más, pero esta vez, la amistad no los libra de que Hermione les guarde a sus amigos un gran secreto. Tan grande que no solo le servirá a ella de ayuda. La familia Weasley es mi favorita de entre todas y para Harry también, ya que nunca ha podido disfrutar de algo así. Draco Malfoy sigue siendo odiado y es fácil de odiar también, sin embargo, muchos roces habrá con Hermione, al igual que cosas insólitas que ésta hará que nos dejará a todos con la boca abierta.

Lo que en este libro se descubre, no es menos que los anteriores, es igual de fascinante e inesperado y solo querrás seguir averiguando más cosas sobre la vida de los personajes. Es más que interesante descubrir lo que todos guardan para sí y que luego nos desvelan.
Es una verdadera pena el desastre que hicieron en la película al respecto de este libro. Yo soy de las que opinan que el cambio de director le sentó fatal, pero menos mal que J. K. Rowling nos deja por herencia, la obra original. Tal y como fue pensada para el disfrute de todos los que se atrevieran a adentrarse en este mundo mágico, donde la magia es cada vez más protagonista y los muggle cada vez saben menos, viviendo sus ordinarias vidas felices, ajenos de todo lo que les puede destruir por no aceptar el hecho de que la magia existe. (De eso sabe mucho Arthur Weasley)

Son alguno de los pequeños detalles los que te hacen sonreír, los que a menudo recuerdas, los que luego hechas en falta en las adaptaciones cuando ves, que se han limitado a llevar a la pantalla los momentos de acción. Lo que Joanne Rowling nos muestra también, en esos momentos de descanso (porque no hay en todo el curso dos días enteros de acción, también los hay para pensar, reflexionar o reír un poco) es la vida cotidiana de todos. Los momentos en la comida, la sala común, las charlas con profesores, los entrenamientos de Quidditch (como esos dos interesantísimos partidos, con un comentarista que es incapaz de ser neutral y que en la película se los comen con patatas y ketchup) de los cuales también podemos disfrutar, mientras el ambiente se prepara para darnos otro subidón.

Si eres de los que ha visto la película ¿no te apena no saber la historia del árbol boxeador? ¿Lo triste y afligido que en verdad se encuentra Hagrid? ¿Los muchos intentos que Harry tuvo que hacer antes de aprender a espantar a los dementotes? ¿No te apena no saber la historia que cuenta Lupin y Sirius de cómo Lily y James fueron traicionados y otras muchas cosas más sobre ellos? ¿La conversación que mantiene Dumbledore con Harry? ¿…? No te quedes con ganas de saber más. Léete el libro.