Este blog funciona mejor con
Google Chrome

23 de abr. de 2015

36 Hechos Literarios


En honor a esta preciosa semana, donde tanto tengo que celebrar.


 Para hacer este tipo de artículos y describir tantos hechos, necesitaba pensar en algo con lo que yo intimase lo suficiente, como para conocernos mutuamente. Había pensado en mi marido, pero creo que no le gustaría que yo airease ciertas cosas, así que pensé que, lo siguiente sería describir un poco mi relación con lo segundo que yo posea cierto grado de intimidad y confianza. Bueno, eso son los libros. Yo voy a exponer aquí 36 puntos sobre como me relaciono con ellos, luego ya si ellos quieren escribir otros 36 puntos sobre como ellos se relacionan conmigo, pues aquí tienen vía libre.

1-) Puedo leer a cualquier hora. Sé que los hay que dicen que solo encuentran ese momento de paz en la noche, antes de ir a dormir, porque les relaja. Bueno, yo también, pero también de madrugada, antes del desayuno si me despierto temprano, a media mañana, mientras hago la comida, después de comer… en fin, en estos momentos, todo se reduce a cuando salgo del trabajo a la hora de comer.  Pero cuando antes estaba en el paro, no tenía medida de tiempo.

2-) Al igual que tengo la capacidad de poder leer a cualquier hora del día, puedo leer también con sonidos de fondo (siempre con un poco de lógica, si se ponen a obrar rompiendo el suelo junto a mi ventana, pues supongo que, aunque no lo he probado, no podría concentrarme) En la cola del médico, en la cola de donación de sangre, en el parque, mientras la vecina mueve muebles o se pone a dar gritos. Si la televisión está de fondo o hay música ambiental (porque las canciones no instrumentales me superan, me pongo a escuchar la letra y si la conozco a cantarla y ya si que no puedo hacer nada más) Mi cerebro simplemente ignora todo lo que no sobrepase mi capacidad para estar concentrada. Me meto en el libro y se me olvida el sonido de fondo.

3-) Antes de que llegara la era de las tabletas, kindles, e-books y demás, yo como todo el mundo, cogía mi libro bien hermoso, me lo arrimaba a la nariz, sonreía y comenzaba a leer. Cuando me regalaban, yo compraba o como la inmensa mayoría de los que he leído años atrás, gracias a la biblioteca. Ahora tengo una tablet y comparte el deleite de leer.  Tanto físico como digital. ¿Por qué habría de elegir por uno solo? No estoy promocionando nada, así que lo que tengo a la mano, lo cojo y lo aprovecho. La historia no cambia por ser de un formato u otro.

4-) Tengo mi ritual de lectura como muchos lectores.
Invierno: Mi manta, mi infusión, mis guantes sin dedos, el libro y una libreta para apuntar citas o notas para luego hacer un artículo.
Verano: Mi vasito de cola-cao fresquito, mi libro y la libreta.

5-) Luego de tener dicha libreta para tomar apuntes de muchas cosas referentes a la escritura y literatura tengo una LITENDA ¿Qué no sabes lo que és? Escuché este término gracias al Booktuber el coleccionista de mundos Es una agenda literaria. Se venden por Internet. Es una agenda como las escolares, pero tiene en cada página citas célebres de escritores, recordatorios de sus cumpleaños y si es actual, te anuncia hasta los próximos estrenos (solo unos cuantos) Pero yo simplemente me compré una agenda normal y corriente y decidí decorarla por mí misma. Apunto los libros leídos, los puntúo y apunto citas de los libros acabados. Algún día subiré fotos.

6-) Está totalmente prohibido comer mientras leo. ¡Nada! O leo o como, pero no los combino. Solo bebo.
 
7-) Supongo que otra manía es cerrar los libros con los capítulos acabados. ¡A ver! No me pongo histérica si en un momento dado de prisas tengo que dejar un capítulo a la mitad y cerrar el libro, pero siempre intento acabar el capítulo antes de abandonar el libro.

8-) Cuando leo en físico, hago mis propios marcapáginas. Le da más clase a mis libros y me parecen más personales. También los enseñaré algún día.

9-) Y no podía faltar que como todo lector, coja un libro, acaricie su portada, admire su interior en un rápido vistazo y luego se lo acerque a las fosas nasales para sonreír después junto a un “¡Mmmmmm!” Suena chistoso para el que no lo entienda, pero es cierto.

10-) Siempre llevo un libro conmigo ¡Siempre! Vaya a donde vaya, sea que pueda o no leer, pero los días siempre tienen su grado de imprevisibles, por eso siempre que tengo que matar un tiempo, saco el libro para leer. Siempre llevo libros en mi Smartphone ¿Por qué no físico? Porque mis libros físicos solo salen de mi casa cuando me voy de mudanza. Nada más.

11-) Amo leer en voz alta. No en plan vanidoso porque me gusta escuchar mi propia voz, no. Me gusta mi voz al escucharme pronunciar correctamente las palabras ¿Por qué será que solo pronunciamos bien cuando leemos en voz alta? No sé de donde seréis vosotros, pero donde yo vivo, las palabras que finalizan en “S” o en “R” por poner un ejemplo, pues nos las comemos. Pero al leer en voz alta todo cambia. Me encanta la entonación que le doy, la pronunciación y como luego quiero imitarlo yo.

12-) Los libros se han convertido para mí, en una vía de escape a la realidad, con tanta necesidad como el comer.

13-) No presto mis libros así que ¡no me lo pidáis! Si tengo una copia digital, eso será lo que os daré, no otra cosa.

14-) He tardado bastantes años, pero por fin ha nacido una editorial que me apasione, así que os dejo el nombre de ella, por si queréis hacerme algún regalo. Se llama: d’Epoca. Apuntadlo, porque me encanta todos y cada uno de los libros que sacan.
 
15-) Eso de pasear por la librerías, coger todos los libros, ojearlos todos. Señalar algunos y decir “¡Ey, ese lo tengo yo!” o también “¡Ooooh…. Ese me lo leí y es…!” mirad el reloj y que hayan pasado dos horas y para ti hayan sido 10 minutos.

16-) Soy de las que compra por el menor precio posible, así que para empezar, solo me he comprado un libro en cuando ha salido con su super precio, los demás, me espero a que salgan la edición de bolsillo o rompo mi monedero en las ferias de libros del pueblo que por 3€ compro muchos.

17-) Soy una mujer que nació tanto con los libros bajo el brazo que, el día de mi cumpleaños es el día de las librerías y mi aniversario de boda el día de los libros. No me puedo quejar.

18-) Supongo que es algo que me acompaña tantísimo que, es inevitable entrar en casa ajena y no fijarme en si tiene o no libros y creedme, en mi trabajo entro en muchas casas y siempre ando mirando de un lado para otro cuando tengo ocasión.

19-) He tenido la fortuna de caer en gracia a los ojos de Dios, ya que me dio por esposo a un hombre que comparte esta pasión. Leer juntos, en voz alta, con música de ambientación de fondo… o dormirme al sonido de su voz… es algo mágico e indescifrable. Nunca pensé que podría disfrutar de este otro gran placer acompañada y que fuera todo un deleite.

20-) Siempre he sido tan marginada por la sociedad en mis años de adolescencia y juventud, que formar parte ahora de un club de lectura me dio gran regocijo.

21-) No podía ser menos que también tuviese una app para Android relacionada con los libros. De hecho tengo dos y es que me fascinan.

22-) Algún día escribiré un artículo en relación de mi padre y sus libros.  Tiene una relación de tantísimos años y es tan estrecha con sus libros, que son más que amigos. Yo lo recuerdo hablando con ellos, leyendo en voz alta, siempre con un lápiz en la mano subrayando frases que, imagino, le harían sentir algo muy especial y escribiendo anotaciones en los márgenes. Desgastados por las tantísimas veces que los ha leído. Quiero ser como él.

23-) Bueno pues sí, supongo que a día de hoy ya no es tan raro saberlo de personas que aman la literatura, pero sí que escribo mis propias historias.

24-) Solo un libro cada vez. Nada de empezar 3 o 4 e ir leyendo por ratos uno y luego otro. Solo un libro cada vez, por favor, porque ya lo intenté una vez y al final le acabas prestando más atención a uno que a otro.

25-) Mi estación favorita es el invierno. Y me llena de nervios pensar una mañana que me levante y ver el cielo gris. Para mi es revigorizante ponerme a leer mientras llueve, hace frío fuera o está todo nublado y pongo velas sobre la mesa. Es una sensación tan placentera…
 
26-) Soy por naturaleza una persona muy sensible. Un simple anuncio donde hay un abrazo fraternal después de varios años, me da un pellizco en el estómago. Por eso cuando por ejemplo, leo escenas de tensión, no me doy cuenta de que estoy conteniendo el aliento hasta que esta acaba y dejo escapar el aire en un profundo suspiro.

27-) Si eres como yo y tienes una imaginación febril, muy buena para imaginar todas las escenas de los libros y hacer tus propios efectos especiales siempre a la moda, te pasará como a mí, que cuando leo una escena desagradable o que en cierto modo me hiere en la sensibilidad, quisiera olvidarla, pero ya no hay manera ¡Y está ahí! ¡En tu mente! Y accedes a ella cada vez que sin querer, la recuerdas. Que mal…

28-) Procuro y digo procuro, porque no siempre me acuerdo, de acudir al diccionario cuando leo una palabra que no entiendo, y repito, digo procuro, porque muchas veces sigo leyendo y saco su significado por el contexto y otras he encontrado una postura tan cómoda cuando llevo dos horas leyendo, que no me la quiero estropear y desisto en moverme.

29-) Ni regalo, ni tiro mis libros. Si algún día, por lo que sea, ya no tengo espacio en las estanterías para seguir colocando libros, entonces recurriría a la donación a las bibliotecas o regalar alguno si alguien tuviera ese capricho, pero por lo pronto nada de nada. Aunque sí me parece buena la idea de intercambiar.

30-) Antes he dicho que podía leer en cualquier parte, pero la verdad es que nunca he leído al aire libre, pues cada vez que he intentado ir a un parque, siempre hay un tonto que está berreando por ahí y aunque podría leer así, me da mucha rabia que la gente sea tan corta de mente muchas veces. Porque te están viendo ahí sentada, con un libro en la mano y es como si les diera rabia y más gritan. Así que lo más cerca que he estado de dicha experiencia fue en el balcón de la casa de mi padre.

31-)  Tengo una costumbre o manía, que a veces me cuesta la vida. Libro que empiezo, libro que acabo ya me guste o lo aborrezca. Con las sagas me pasa igual, aunque hasta el momento solo han sido trilogías y digo que me cuestan la vida, porque con la trilogía de Canciones para Paula casi me arranco los ojos de lo que tenía que leer, pero es que si no acabo las historias luego éstas no me dejan en paz. Me gustaría hacer como muchos y decir: “Yo para perder el tiempo en un libro que no me gusta me voy a otro que me guste más” ¡Muy cierto! Pero es que no puedo olvidarme que he dejado una historia sin acabar… T_T luego ese pensamiento no me deja vivir.

32-) Cuál será mi próxima lectura, no lo sé hasta que acabo el libro que tengo empezado, porque lo mismo digo “¡Oh! Que ganas tengo de empezar el de Perico de los palotes” y cuando acabo de leer, entonces recuerdo que le tenía también ganas a otro y al final me decanto por el último.
 
33-) Me encanta escribir a mano (claro que el teclado es más rápido) me siento transportada a épocas pasadas y hasta me compré una pluma de las que venden en las librerías con sus tintero. Escribo todavía cartas a mano, compro sellos y escribo en mis libretas.

34-) He visto muchos Booktubers para decir que no. Yo no compro libros por más preciosas y llamativas que sean sus portadas. No señores. Me puede gustar mucho, pero como la sinopsis no me llame la atención, ya puede la portada ser mágica y moverse como los periódicos de Harry Potter, que aquí la nena no se compra el libro.

35-) Siempre estoy muy expectante con los comienzos de los libros. Me encantan las dos o tres primeras líneas de un libro al comenzar. Hay a quién le cueste encontrar títulos para sus libros, para mí es muy fácil, lo que me impresiona y cuando escribo yo, siempre intento rendir casi al máximo en ese momento del comienzo. Creo que una buena entrada puede engancharte para el resto del libro.

36-) Me es totalmente imposible leer dentro de un vehículo. Hasta el momento solo lo intenté en el coche y el autobús. Me empiezo a marear, las letras se me juntan y a diferencia de Chuck Norris que con solo su presencia las letras se juntan para hacer un libro, a mí se me empiezan a emborronar y no tengo modo de distraerme en el coche como no sea escuchando música. Ni leer, ni escribir y casi si mi apuras, sin poder ver películas.

Y hasta aquí mis 36 hechos literarios más frecuentes por lo menos, puede que luego recuerde algunos más, pero siempre puedo hacer una segunda parte.
¿Os identificáis conmigo en algún punto?

¿Algo nuevo que puedas añadir?

17 de abr. de 2015

Neverland [miniserie BBC]

Miniserie Neverland (2011)
Director: Nick Willing
Número de capítulos: 2
Duración por capítulo: 1h. 30 min.





Argumento:

Todo comienza en Londres, antes de que Peter, James Garfio y los demás personajes de la historia, se conviertan en lo que luego conoceremos como el reparto de Peter Pan.Peter y unos niños abandonados, son recogidos por James Garfio y éste los enseña e instruye para robar por las calles, pero la ambición de Garfio los llevará a Nunca Jamás.




Neverland, una historia, que cuanto más se de ella, más llego a la conclusión de que no solo es para niños. Me pareció que humanizaron mucho a los personajes, o solo será el contraste con las aventuras de las adaptaciones que he visto en la televisión, porque con el libro tuve otro sentimiento distinto. Pero en esta precuela de lo que más adelante sería Peter Pan, conocemos la historia pasada de James Garfio, algo que ya nos viene referido en el libro de James M. Barrie. Así como los demás personajes que encontramos, como fuera de lugar, van tomando sitio hasta que al final de esta miniserie, el resultado es el comienzo del libro de Barrie. Claro que durante el trayecto, Nick Willing se toma ciertas licencias para inventar cosas que no necesariamente han de seguir al pie de la letra la historia que ya conocemos y yo tengo decir, que ya me he visto unas poquitas adaptaciones y leído el libro, esta miniserie no me podía faltar.
Se trata de una bola de cristal muy poderosa que cuando la golpeas, te transporta a ti y lo que te rodee (cuánto más fuerte el golpe, más zona abarcará) a Nunca Jamás. Peter, que es el líder de su banda de ladronzuelos, tras la desaprobación de Jimmy (James Garfio), decide engañar a sus amigos para robar en una tienda, Jimmy los descubre, pero decide también revisar y allí lo halla. La bola que los trasladará a todos a Nunca Jamás. Allí no están solos, porque ya hay una banda pirata, dirigida por Bonny que llegó a Neverland en el 1700 y un campamento Indio con su Tigridia y las sorpresas que allí les esperará, a mí me dejaron bastante sorprendida. Además de encontrar a Keira Knightley como la voz de campanilla y a un Charles Dance mucho más calmado que cuando lo vi en Bleak House.

Este proyecto televisivo de la cadena Syfy vale la pena si te gusta la historia de Peter Pan y esta precuela, aunque los efectos no estén del todo tan conseguidos como las grandes producciones, a mí no me han dejado indiferente los escenarios. Todo es un cúmulo de explicaciones y si como yo te has preguntado el cómo Peter cortó la mano de Garfio (Sí, en una pelea, pero en qué momento, no lo sabemos) pues aquí te lo mostrará, entre otras cosas que me han encantado la explicación dada. Todo muy humanizado, como digo, ya que a mí, Peter me acabó dando bastante pena… algo que no me hizo sentir ninguna de las adaptaciones ni el libro. Pero el resultado final, creo que es asombroso, toda la historia de cómo todo llega a su sitio de un modo adulto y real sin olvidar lo fantástico de todo.


10 de abr. de 2015

Wrap up Marzo 2015







Bienvenidos al Wrap up de Marzo. Si el pasado mes apenas tuve tiempo de leer, este mes me han regalado todos los minutos que el pasado no pude alcanzar. A la vista está que he tenido más facilidades para leer, esto no ocurre todos los meses, desde luego.






Crimen en directo /4º camilla/
Creo en mi opinión que, la saga ha ido decayendo hasta esta entrega que para mí, ha sido de lo peor. Según mi gusto, no me ha gustado el caso, he detestado a los sospechosos, ha sido insufrible el tema principal y solo el desenlace me ha suscitado algo de placer, ya que una vez más, me ha sorprendido.






Las huellas imborrables /5ª camilla/
Si con el anterior había llegado a lo más bajo de la saga, este le ha dado la vuelta a la tortilla y ha sido lo más parecido al primero. Ha sido de lo más increíble, el tema a tratar de lo más interesante. La historia de Erica Falck ha sido fascinante. Me gustó mucho más, donde va a parar.






La sombra de la sirena / 6º camilla/
Buf… me dio mal sueño cuando lo acabé, la revelación de los hechos unido, al modo en que lo describe la autora, me dejó sin aliento, con imágenes en mi cabeza que no quisiera recordar. Pero antes de esto, decir que también me gustó bastante, la trama es muy misteriosa, no alcanzas a comprender la gravedad de la situación. Cuatro amigos que son amenazados, uno ya ha muerto en extrañas circunstancias, los siguientes están aterrados por el pasado que los persigue. Un libro que también me recordó a un clásico de cine y que solo consiguió atemorizarme más todavía.




Ligeramente escandaloso /3ª Bedwyn/
Y después de dos hermanos Bedwyn, Aidan y Rannulf, esta entrega es para la señorita Frejya. Me resultó muy cómico. Su gran talento para dar puñetazos y desafiar a la sociedad es muy divertido. Lo que empieza siendo un acuerdo para fastidiar a una persona, se convierte en la verdadera historia de amor que ambos buscaban.






Ligeramente seductor /4º Bedwyn/
Y de oca a oca, seguimos con otra mujer. En este caso con la menor de los Bedwyn, Morgan. Siempre me ha parecido un poco difícil para mí, imaginar noviazgos del carácter de: Ella 18 y él 30. Cuando los leo siempre me resulta poco verosímiles, por eso al principio me ha costado ubicarme, pero la madurez de Morgan le ha dado un gran lado positivo a la relación y consigue que me olvide de las edades y solo disfrute.





Matar a un ruiseñorHarper Lee
Ya he hecho reseña de este precioso e instructivo libro. Ha sido una maravilla, no me podía despegar de él. Me ha enseñado tantas cosas el personaje de Atticus, que no quiero olvidar nada.








Viaje al centro de la tierraJulio Verne
Es lo primero que toco de este clásico autor y no me he podido resistir a hacer otra reseña, porque ha sido una auténtica aventura, casi real, del modo en que me dejaba sin aliento. Una joya y totalmente recomendable para cualquier edad.








Harry potter y la piedra filosofalJ. K. Rowling
Ya es la tercera vez que lo leo y no veo el modo de cansarme de él, pero esta vez lo leí en mi club de lectura y ha sido más fascinante, si cabe, al poder hablar y comentar tras leer cada capítulo. Ya le hice reseña, pincha aquí para ir a ella.









La bella y la bestiaHannah Howell
Hacía tanto que tenía este libro, que ya ni me acordaba de él. Bueno, no me ha dejado indiferente, pero tampoco me ha entusiasmado. Lo realmente bueno que me ha gustado de esta historia romántica, ha sido que los problemas de la pareja no han sido por causa de terceras personas. No había un triángulo amoroso, lo cuál siempre me fastidia mucho. Tiene sus puntos de humor, pero nada más. Una joven realmente bella que es apartada con frecuencia de los eventos sociales por estar siempre rodeada de lujuriosos jovenzuelos y un hombre guerrero, bastante poco atractivo, lleno de cicatrices y rudo. Otra versión de la tan conocida La bella y la bestia.




El cascanuecesErnst Theodor Amadeus Hoffman
Me gustó tantísimo la película de Barbie y el cascanueces que no me pregunté si era un cuento, pero mi marido me lo trajo a conocer y bueno, la adaptación coge la esencia, de hecho, coge el principio y el final… todo lo del medio es inventado, pura fantasía. Una historia que por separadas, ambas me gustaron. Un cuento para leer en una tarde.








Para el reto personal de La Biblia en un año, ya alcancé la cuarta parte del año, pero vamos a los detalles
 
307 Capítulos
25% Del total

Ya me quedan ¾ y de aquí a tres meses habré leído la mitad de la Biblia… madre mía… creo que no todos pueden decir lo mismo.
Son reflexiones diarias, son lecciones nuevas. Como si me tapase con una gruesa manta todos los días.